Lámparas de pie

Lámparas de pie

Las lámparas de pie son ese típico objeto que decora e ilumina al mismo tiempo, convirtiéndose en un producto multi función. Las tiendas de decoración de interiores la consideran una pieza clásica, pero reversionan sus diseños para alcanzar modelos de vanguardia y más modernos.

Otro aspecto positivo de las lámparas de pie es que se las puede colocar en diferentes lugares de la casa, ya que no ocupan demasiado espacio. Hay muchos modelos: las típicas verticales, algunas más curvas, otras más robustas e incluso algunas con su cuerpo en zig zag.

Las pantallas de las lámparas de pie y sus usos

La pantalla que recubre la lamparita es un elemento esencial de las lámparas de pie, ya que cumple una doble función indispensable: atenuar la luminosidad según la preferencia de cada persona, y completar el efecto decorativo del producto en su totalidad. 

Las pantallas (antigua y comúnmente también llamadas “capelinas”) varían su grosor y material para lograr efectos diversos: cuanto más engrosada, menos dejará pasar la luz, y más tenue será la iluminación final. 

Algunas pantallas de las lámparas de pie son directamente casi transparentes, a los fines de permitir migrar una mayor cantidad de luz y ser la iluminación principal del ambiente. 

Generalmente, este tipo de lámparas se combina con otra luminaria porque, por sí solas, no son suficiente. Pero en estos casos en que las pantallas son muy delgadas, a veces solo con la lámpara de pie alcanza para lograr una buena claridad y permitir la visión.

Las pantallas de las lámparas de pie son el lugar y el momento de plasmar la decoración: floreadas, con relieve, con diferentes estampados y motivos, incluso con materiales adheridos a la superficie. Estos objetos comunican.

En las exposiciones de arte se muestran gigantescas pantallas con graffitis, mensajes escritos, o incluso elaboradas a base de materiales como aluminio, tela corrugada y demás. 

Los lugares más estratégicos para colocar tus lámparas de pie

Si bien no ocupan demasiado espacio, hay algunos consejos útiles sobre dónde colocar las lámparas de pie y lograr una buena e inteligente economía del lugar. 

Estos productos son muy funcionales para la lectura, porque focalizan la iluminación en un punto deseado con mayor intensidad, y la expanden levemente hacia el resto. 

Colocar las lámparas de pie próximas a un sillón o un escritorio con mesada, es una buena idea. De todas formas, por lo general son livianas y se las puede mover de acuerdo a los gustos y preferencias, pero para un mayor cuidado del objeto recomendamos encontrar una base fija y cuidarla. 

En las salas de entrada a una casa, también quedan muy bien las lámparas de pie. Dan una bienvenida acogedora y propician un clima cálido en el ambiente.

En los pasillos, o cercanas a los espejos, las lámparas de pie cumplen una gran utilidad sin estorbar en el paso. 

Como fuente de iluminación de un pequeño departamento o monoambiente, ese tipo de artefactos también son recomendados. 

No importa dónde se las coloque, las lámparas de pie son un objeto universal, atemporal, y siempre en tendencia. Decoran, iluminan, y su costo habitualmente no es muy elevado como el de otros productos para el hogar. Es un regalo perfecto para hacerle a un amigo o familiar que acaba de mudarse. 

Deja un comentario

Cerrar menú